Día 4, Esperanza

veroEscrito por Verónica Céspedes, Profesora de Lenguaje, Asesora del GBUCH en VIII Región.

En los capítulos anteriores vemos como Isaías exhorta al pueblo de Israel por la realidad que estaban viviendo y les anunciaba el mensaje de Jehová con respecto a lo que había de ocurrir por ello. En este corto capitulo de 6 versículos, cap 4, Isaías presenta lo que ha de ocurrir en el tiempo postrero luego de que Israel haya sido despojado (Dia 3).

Leer el Capítulo de Hoy

Comienza hablándonos de estas 7 mujeres que le pedirán a 1 sólo hombre que sea su marido, pero ¿Será realmente su marido? NO. El marido es quien debía darle refugio, alimento y vestido a su esposa, sin embargo estas mujeres dicen “Nosotras nos encargaremos de nuestro alimento y nuestro vestido, tan sólo déjanos llevar tu nombre” (v.1.a). Ellas tendrán que proporcionarse solas lo que debería proporcionarles el marido, entonces ¿Por qué quieren a este esposo? ¿Necesitan ser sustentadas? ¿Necesitan su protección?, lo más probable es que sí, sin embargo, su razón es: “Líbranos de nuestra afrenta” (V 1.b).

Entendemos entonces que la afrenta es no tener marido. Es tal su desesperación por no tener esta vergüenza, por no soportar está deshonra que compartirán entre 7 mujeres a este marido. ¿Qué es lo que compartirán? compartirán entre ellas la posición de esposas, pero no los derechos y beneficios de ser una esposa. Esto nos habla de las “apariencias”, ellas tendrán la apariencia de tener seguridad, de tener resguardo, de tener sustento; pero no tendrán ni seguridad, ni resguardo, ni sustento.
¿Cuánto se parece esto a nuestra sociedad? ¿Cuánto vivimos en apariencias? ¿Cuánto vivimos esas apariencias de supuestas seguridad, refugio y sustento? ¿Cuánto nuestro Chile, nuestra Latinoamérica y el mundo entero vive de la apariencia de prosperidad, seguridad y desarrollo? ¿Cuánto aportamos nosotros a sostener o derribar estás apariencias?

Pero hay esperanza…

Los otros 5 versículos nos hablan de una realidad totalmente distinta. “En aquel día, el retoño del Señor será bello y glorioso, y el fruto de la tierra será el orgullo y el honor de los sobrevivientes de Israel.” (V.2) el fruto será real y será glorioso, ya no será apariencia, habrá grandeza y honra, no habrá afrenta. Los versículos 5 y 6 “Entonces el Señor creará una nube de humo durante el día y un resplandor de fuego llameante durante la noche, sobre el monte Sión y sobre los que allí se reúnan. Por sobre toda la gloria habrá un toldo que servirá de cobertizo, para dar sombra contra el calor del día, y de refugio y protección contra la lluvia y la tormenta” nos hablan del refugio verdadero, una seguridad real.

El versículo 3 dice “Entonces tanto el que quede en Sión como el que sobreviva en Jerusalén serán llamados santos, e inscritos para vida en Jerusalén” Estos son los mismos que vivían con orgullo (dia 2) y que fueron despojados (dia 3) ¿Qué ha pasado con ellos? “Con espíritu de juicio y espíritu abrasador, el Señor lavará la inmundicia de las hijas de Sión y limpiará la sangre que haya en Jerusalén.” Jehová hará esto y podemos volver a leer lo que decía el capítulo 1:

¡Lávense, límpiense!
¡Aparten de mi vista sus obras malvadas!
¡Dejen de hacer el mal!
¡Aprendan a hacer el bien!
¡Busquen la justicia y reprendan al opresor!
¡Aboguen por el huérfano y defiendan a la viuda!
»Vengan, pongamos las cosas en claro
—dice el Señor—.
¿Son sus pecados como escarlata?
¡Quedarán blancos como la nieve!
¿Son rojos como la púrpura?
¡Quedarán como la lana!
¿Están ustedes dispuestos a obedecer?
¡Comerán lo mejor de la tierra!
¿Se niegan y se rebelan?
¡Serán devorados por la espada!»
El Señor mismo lo ha dicho.
(Cap 1. V. 16-20 NVI)

El capítulo 4 para mi habla sobre “esperanza”. Nos plantea 2 realidades. La que nos ofrece nuestra sociedad y la que nos ofrece Jehová. ¿Cuál viviremos? ¿Qué haremos por vivirla? ¿Qué hacemos para que otros la vivan con nosotros?... hay esperanza.

celeste

¡Comparte esta reflexión con tus amigos utilizando el Hashtag #YoLeoIsaías