Día 6, Un Llamado hecho para ti

Escrito por Johana Escobar, Kinesióloga, Asesora del UCU en Colombia, Medellín.

Leer el Capítulo de hoy

Hemos visto a lo largo de la lectura y el acercamiento de los primeros 5 capítulos de Isaías, el contexto de un pueblo que tiene su corazón lejos de Dios, un pueblo religioso, arrogante y codicioso, que ha escuchado de parte de Dios palabras de juicio fuertes, donde se muestra la naturaleza de un Dios que no soporta la injusticia que los actos y la forma de vivir de su pueblo han llegado a provocar.

El capítulo 6 de Isaías, que hoy te invitamos a leer y a meditar, es un capítulo que confrontara bastante nuestras vidas y nos invitara a pensar en la pertinencia y el propósito del llamado que Dios nos hace a pesar de nuestra realidad de pecado. Así que antes de leerlo toma unos minutos para orar y pide al Padre que abra tu entendimiento y te hable como lo ha venido haciendo.

Vr 1. El año de la muerte del Rey Uzías… El autor de libro de Isaías ubica el llamado del profeta en un dato histórico importante para el pueblo de Israel, el año de la muerte de este importante Rey, pero que significa esto?. 2 Crónicas 26, describe claramente los 52 años del reinado de Uzías, quien empezó a gobernó a los 16 años, busco a Jehová y Él lo respaldo, tuvo reconocimiento por sus logros en la agricultura, construyo murallas, hubo ganadería lo que hacía que hubiera sustento para su pueblo, invirtió en armamento, fortaleció el ejército, fue exitoso en la guerra; pero después de ser respetado Uzias se volvió arrogante y se olvidó de Dios, Él lo castiga con lepra y muere aislado en su palacio. El poder y el orgullo lo hicieron apartarse del Señor. Después de su muerte el impacto social para el pueblo fue fuerte, había entonces incertidumbre, temor, preguntas y es Justamente en el año de la crisis de su pueblo cuando Dios llama, limpia y envía a Isaías.

Isaías conoce la realidad de su pueblo por eso va a buscar a Dios en el templo, pero que encuentra allí?.

Encuentra la majestuosidad, vr 1-4: Dios tiene que revelarse con una imagen diferente, mayor. Isaías necesita una nueva imagen de Dios, que pueda ser comunicada el pueblo, que le devuelva la Esperanza. Su figura va más allá del templo, va más allá de la religiosidad y la tradición, y creo que esto es bastante confrontador para nosotros hoy!!. Su Reinado está por encima de todos los reinados de la tierra, es Él Señor de toda la tierra.

Isaías es confrontado, Isaías es interpelado por la presencia de Dios, El encuentro con Dios nos hace revisar la vida. “Hay de mí que soy muerto”. La tradición le había enseñado que nadie podía estar delante de Dios sin morir, pero cuando nos presentamos delante de la presencia de Dios, Él no nos aniquila, sino que nos restaura, nos perdona, nos limpia, nos transforma como lo hizo con Isaías, esto también es una forma de ver como Él nos prepara cuando nos llama a servir en su obra. Isaías Es perdonado y purificado.

Quema sus labios, Porque sus labios?, y esto me invita a pensar que lo que hablamos tiene mucho y todo que ver con lo que hay en nuestro interior y me lleva al versículo 45 de Lucas 6 “El que es bueno, de la bondad que atesora en el corazón produce el bien; pero el que es malo, de su maldad produce el mal, porque de lo que abunda en el corazón habla la boca”. El Señor purifica sus labios para que él pueda predicar la palabra y el ahora trasmitirá palabras solo de parte de Dios, ahora no será más el profeta de la corte sino el profeta de Dios.
Dios lo llama e Isaías de inmediato responde: “Heme aquí envíame a mí”, esta es la respuesta de la disposición del profeta a hablar de parte de Dios a un pueblo necio y terco, Dios ya lo purifico.

La tarea…Para nada fácil (vr 9-13). El Pueblo le iba a costar el perdón, era un pueblo que necesitaba ser transformado y esto nos recuerda que la tarea no iba a ser nada fácil y no es fácil tampoco para nosotros hoy, pero Dios promete que está al frente. Las personas necesitan ser transformadas por la Gracia y el Amor de Dios, no es en vano nuestra tarea, nosotros somos sus instrumentos y nuestra propuesta es la propuesta del Reino.
Siempre hay Esperanza….”Pero así como al talar la encina y el roble queda parte del tronco, esa parte es la cimienta santa”

Ahora:
• Nada de lo que haya en nosotros queda fuera del perdón y la transformación del Señor, Él nos llama pero nos prepara para llevar de la mejor manera la tarea para la cual tú y yo somos llamados.
• Nuestro llamado siempre va tomar forma y pertinencia cuando conocemos y entendemos el contexto en el que somos llamados a servir y al cual transformar.
• Dios está preguntando: ¿A quién enviaré?, ¿Quién irá por nosotros? Cuál sería tu respuesta?

Referencias:
• Conferencia: Mi identidad determina la misión. Isdalia Ortega. Escuela Nacional de líderes- siervos, Julio de 2013. Unidad Cristiana Universitaria.

¡Comparte esta reflexión con tus amigos utilizando el Hashtag #YoLeoIsaías