Noticias Recientes

Verito Céspedes dejó la octava región para ser asesora en Iquique y Antofagasta

Por Bárbara Matus

Tras trabajar en el movimiento durante aproximadamente 9 años en su región (en las ciudades Concepción, Los Ángeles y Chillán), Verónica Céspedes Fuentes se fue al Norte Grande, frente al llamado de Dios para servir en este lugar.
Verito cumplirá el rol de asesora en las ciudades de Antofagasta e Iquique, lugares donde se quedará menos de un año y 3 años respectivamente. Ya que el GBU allá es relativamente nuevo y el campo misionero estudiantil es muy grande (aproximadamente 60 mil estudiantes en ambas ciudades), la tarea de nuestra Verito será muy grande: “Es un gran campo de misión y mi propósito es apoyar la actividad misionera de los estudiantes que ya han decidido servir allí, como los que se unirán a esta misión, tanto en la predicación del evangelio de Cristo en las universidades existentes y la extensión a nuevos compañeros y /o universidades”, nos cuenta Verónica.
Sin embargo y pese a que Verito tuvo una respuesta obediente al llamado de Dios, considera que “dejar el sur no es algo tan fácil”, pues su familia y amigos quedan allá: “Es el lugar donde me he sentido profundamente amada por la comunidad que Dios me permitió entre mi familia, amigos, iglesia y GBU. Es un gran cambio, pero veo al Señor respaldándome a través de esta misma comunidad”.

¿Quién es Verito Céspedes?
Espera, llegaste hasta aquí, pero ¿aún no sabes quién es la Verito? No te preocupes, aquí te contamos: Verónica Andrea Céspedes Fuentes, es una activa participante y colaboradora del Grupo Bíblico Universitario de Chile. Ha participado del grupo durante casi una década donde su compromiso con Dios y GBU, son un ejemplo a seguir para toda la comunidad.
Oriunda de Concepción, nació y creció en un hogar cristiano junto a sus padres y sus hermanos, morada donde sus padres fueron el más claro ejemplo de lo que significaba el evangelio.
Pese a provenir de una cuna cristiana, Verito declara que conoció a Cristo de forma personal a los 11 años, para luego bautizarse a los 16 junto a Pancho, su hermano mayor. En este entonces participó en la Comunidad Cristiana Autónoma de Talcahuano, donde estuvo durante varios años, pero que dejó para participar de la Iglesia Presbiterana de Chile, donde está actualmente.
Verito llegó a GBU aún siento estudiante de enseñanza media, pues su hermano mayor la llevó, y una vez que ingresó a la Universidad Católica de la Santísima Concepción a estudiar pedagogía en Lenguaje y Comunicación, su actual profesión, se integró al grupo bíblico de su casa de estudios en el 2008.
Durante su época de estudiante participó activamente en su núcleo, grupo local y región, llegando incluso a ser durante dos años secretaria de capacitación y colaboradora estudiantil de su directiva local, cargo que afirma, fue una invención propia.
Una vez egresada en 2013 y hasta el año 2016, Verito sirvió como asesora de la VIII región por dos periodos consecutivos de dos años cada uno, tiempo en el que declara haber sido “muy bendecida”.

El rol del asesor
En total Verito, con la ayuda de Dios, cumplirá el rol de asesora durante casi ocho años (4 años completos en el sur y casi 4 años en el norte), pero ¿Cuál es la tarea del asesor?
El Grupo Bíblico Universitario tiene como premisa que el evangelio de Cristo puede ser vivido y compartido de forma cotidiana en los campus universitarios, y que la actividad misionera es de todos los estudiantes cristianos en sus diferentes contextos. Son estudiantes que alcanzan estudiantes, de manera que a la vez que se reúnen discípulos de Cristo en la universidad, estos viven y son discípulos en su contexto, para hacer más a través de la palabra de Dios. La tarea de los asesores es apoyar esta labor misionera estudiantil.
Verito señala que cada asesor sirve de acuerdo a su propio contexto, pero que en general su trabajo primordial es “acompañar de forma pastoral y fraternal a los estudiantes que se han dispuesto para servir a otros y acompañar a aquellos que han conocido a Cristo en medio de la universidad y de nuestro grupo”. “En mi caso específico, mi trabajo fue a través de relaciones cercanas y honestas con los estudiantes, líderes, capacitaciones, visitas, estudios, discipulados, trabajo en conjunto, realización de eventos y siendo intermediaria para generar lazos entre estudiantes, y profesionales e iglesias que desean bendecirse mutuamente”, declara Verónica.



Y si Vero se va ¿quién queda en la octava?
Para el alivio de todos ¡la octava región no queda sola! Pues la nueva asesora de Biobío es Daniela Palma Aguayo.
Daniela y Verito se conocen desde que estudiaban en la UCSC, coincidentemente la misma carrera, pero en distintos años. Se conocieron en GBU y durante los primeros años de asesoría de Verónica, Daniela fue líder estudiantil en el grupo local de Concepción. En este periodo de tiempo crearon una relación de mentoría y amistad.
Verito confiesa que, durante su tiempo de obrera en la región, siempre oró por alguien que dispusiera su corazón para servir como asesor cuando ella terminara su periodo: “el Señor respondió la oración con Daniela, al salir ella de la universidad la invitamos como movimiento, a servir como asesora en la VIII región. Luego de haberla acompañado más de 5 años, puedo dar fe de su corazón pastoral y entrega por la misión universitaria, pero sobre todo de un corazón que ama a Dios y que se dispone con humildad a la transformación de Cristo en su vida”.
Finalmente, Verónica deja la octava región, la región que la acompañó durante todo este tiempo y se despide “con algo de nostalgia a este grupo, pero con real gratitud por lo vivido y verdadera confianza de la continuidad de la obra de Dios en las vidas particulares de cada uno de ellos y del grupo en la región”. Sabemos que el trabajo de Verito en la zona norte de nuestro país será de gran bendición, igual que como fue en el sur ¡Suerte Vero y que Dios te acompañe!
"Reunir, ser y hacer discípulos"
Download Free FREE High-quality Joomla! Designs • Premium Joomla 3 Templates BIGtheme.net